Nos visita

Juan Carlos Chebez: Breves notas de su obra

por Bárbara Gasparri

Juan Carlos Chebez nos acompañó en la lucha por la conservación de la naturaleza argentina, hasta el 15 de mayo de 2011, día de su fallecimiento. Sin embargo, y en especial para los más cercanos, no se fue del todo. Su obra y su legado nos siguen acompañando diariamente, a veces con el recuerdo de sus frases, de sus consejos o ideas. Otras veces la consulta de alguno de sus libros nos trae a la memoria la urgencia de la protección de alguna especie amenazada o el fundamento necesario para pedir por la creación de una nueva área protegida.
Juan Carlos Chebez nació el 31 de octubre de 1962 y desde muy pequeño tuvo clara su vocación. Tanto es así, que a los 13 años fundó la Asociación Pro Conservación de la Naturaleza Argentina - un año antes de que se creara la Fundación Vida Silvestre Argentina.
Durante la primaria y luego con más libertad en la secundaria, reunía a sus compañeros de escuela para darles charlas sobre conservación y comenzaba a realizar sus primeros viajes sin sus padres a la Asociación Ornitológica del Plata y a Natura. Ya comenzaba a frecuentar estos espacios y a conocer a los que fueron posteriormente sus maestros en diversas disciplinas.

Brindando en el aniversario de la Reserva Costanera Sur en 2000.

Al alcanzar la mayoría de edad, y como era obligatorio en esa época, le tocó realizar el Servicio Militar, y el año que para muchos era una pérdida de tiempo, él lo convirtió en una oportunidad. Es así que logró ir a Tierra del Fuego y posteriormente a relevar la Isla de los Estados. De aquí siempre se recuerda el importante rol que tuvo en el documental de “La Aventura del Hombre”.

A su regreso, comenzó a estudiar biología en CAECE, pero ya la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) lo reclamaba para sus filas, teniendo cada vez menos tiempo para la formalidad del estudio. Esto no significó que no se preparara, ya que cada libro que llegaba a sus manos era devorado en muy poco tiempo, y con la ventaja que le daba su increíble memoria, absorbía de manera impresionante e incorporaba inmediatamente a su discurso todo tipo de información. De su pasada por la Universidad, le quedó un gran amigo y hoy, otro importante referente en conservación: Claudio Bertonatti.

Chebez -rara 1984- Mendoza y Chile.
Javier y Juan Chebez, Iruya, 1979.

Seguía su carrera por FVSA, siempre recopilando información sobre nuestras especies amenazadas y sobre áreas protegidas y otras que merecieran serlo. Ya a los 25 años, estaba asesorando al Ministerio de Ecología de Misiones para la creación de nuevas áreas y en 1990 se incorporaba a trabajar a la Administración de Parques Nacionales. Sobre esta etapa, recomiendo leer el artículo de Eduardo Haene “Parques Nacionales: el hacedor conservacionista en su esplendor” que detalla minuciosamente los aportes realizados por aquellos años.
Cuatro años más tarde, estaba inaugurando el cargo de Director de la Delegación Regional NEA de Parques Nacionales y viviría en Misiones varios años. De esta época es su obra más conocida “Los que se van: especies argentinas en peligro de extinción” (1994) que se actualizaría y reeditaría más tarde. Ésta podría decirse que fue la época de los mayores logros en la gestión y creación de áreas protegidas.
Para el 2002, Juan Carlos había vuelto a Buenos Aires para asesorar al Ing. Luis Rey, quien se estaba haciendo cargo de la Presidencia de Parques Nacionales y con quien había trabajado muchísimo en Misiones. Sin embargo, luego del año que duró la gestión de Rey, fue “invitado” por las nuevas autoridades a irse en comisión de servicio. Por ese entonces, ninguna de las ONGs en las que había trabajado se interesó en sumarlo, pero sin embargo una recién creada Fundación Azara, a cargo de un joven Adrián Giacchino, le brindó un espacio para desarrollarse.

Chebez en la Marina.

Fue así, que en 2003 se hizo cargo de la Dirección de Biodiversidad de la nueva entidad y volvió a crear un nuevo grupo de voluntarios, tal como lo había hecho en FVSA hacía muchos años y aprovechó esa calma en la gestión, para dedicarse a otra de sus pasiones: escribir libros. Es así que esta etapa resultó muy productiva a nivel editorial pudiendo desarrollar varias obras que hoy son referencia en conservación como la Guía de Reservas Naturales de la Argentina (5 tomos), actualizar y reeditar Los que se van (3 tomos) y Otros que se van, además de Los Mamíferos Silvestres de la Provincia de Misiones, Misiones/Aves, Nuestros Árboles, Misiones/Árboles, entre otros.
En 2008 fue invitado por la Municipalidad de San Isidro a hacerse cargo de la Dirección de Ecología y Conservación de la Biodiversidad, función que desempeñó en paralelo con la de Director de Biodiversidad de la Fundación Azara. Además, de ser editor de Nótulas Faunísticas (segunda serie).
En resumen, Chebez nos dejó distintas áreas protegidas y obras indispensables para quienes deseen dedicarse hoy y mañana a la conservación de la naturaleza en nuestro país.

Los Tachos, norte de Neuquen. Foto Barbara Gasparri.

UN LIBRO QUE LE RINDE HOMANAJE: “Juan Carlos Chebez, el mayor difusor y protector de la naturaleza argentina”.
La Fundación Azara editó recientemente un libro sobre su vida y obra que reúne a 31 autores que compartieron con Juan Carlos alguna etapa de su vida. El mismo busca que el público tenga un acercamiento al gestor conservacionista que tanto luchó por salvar nuestras especies amenazadas, y que creó e inspiró la creación de tantas áreas protegidas por todo el país.
También recopila cargos desempeñados, libros publicados, contribuciones científicas y de divulgación, distinciones recibidas, entre otros, para quienes deseen a futuro adentrarse aún más en su labor y rescata más de 100 canciones y/o poemas que hablan de nuestra naturaleza.

El libro puede ser descargado a color gratuitamente de la página de la Fundación Azara:
Fundación Azara
Para quien desee tenerlo en papel en blanco y negro, puede escribirle a José Athor (Ediciones Azara) a: [email protected]

Los libros que nos dejó:
Libros Juan Carlos Chebez