Actualidad

La problemática de los microplásticos en el estuario del Río de la Plata

por Rocío Pazos y Nora Gómez

La producción de plásticos ha ido en incremento desde el desarrollo de polímeros sintéticos a mediados del siglo XX. Debido a que su degradación es muy lenta, los restos plásticos permanecen en el ambiente y son considerados un problema ambiental. Una fracción de desechos plásticos son los microplásticos (MPs), definidos como piezas de plástico menores a 5mm, los cuales pueden ser fragmentos de plástico manufacturados en pequeño tamaño, como los “pellets”, que son la materia prima utilizada por la industria del plástico, o micropartículas sintéticas que se encuentran por ejemplo en productos de higiene personal. Los MPs también pueden provenir de restos de plásticos como botellas, bolsas, etc. que se van fragmentando en piezas más pequeñas en el ambiente hasta convertirse en MPs, o bien fibras sintéticas cuyo origen más frecuente suelen ser las que se desprenden de la ropa durante su lavado o bien de desechos de higiene personal.
Estos contaminantes, a través de la escorrentía de zonas urbanas (desagües pluviales, descargas cloacales) y a través de arroyos que las atraviesan, pueden ser transportados a costas marinas, océanos y ambientes estuariales. Además otras fuentes pueden ser actividades pesqueras (restos de elementos utilizados en pesca) y actividades recreativas que se realizan en la costa.
Una vez que ingresan a los ecosistemas acuáticos, los organismos pueden interactuar con los MPs por dos vías, colonizándolos (los MPs funcionan como sustrato para los microorganismos y como agentes de dispersión) y/o ingiriéndolos (afectando a todos los niveles de la cadena trófica debido a su pequeño tamaño).

Distintos tipos de microplásticos (fragmentos y telgopor) encontrados en sedimento de la costa del Río de la Plata.

Además, a la superficie de los MPs se les pueden adherir contaminantes disponibles en el ambiente acuático, de los cuales la mayoría son persistentes, bioacumulables y tóxicos, por lo que son de particular interés para la salud y para el ambiente. Por lo tanto existe la preocupación de que si se ingieren pequeños ítems de plásticos, podrían facilitar el transporte de otros contaminantes químicos a los organismos (tanto los contaminantes persistentes en el agua como los aditivos químicos que se les incorporan a los plásticos durante su manufacturación).
Los MPs pueden hallarse en diferentes compartimentos en los ambientes acuáticos: sedimentos intermareales, columna de agua y la biota. Si bien la mayoría de los estudios están focalizados en ambientes marinos, el elevado grado de urbanización e industrialización que se concentra en la zona interna del estuario del Río de la Plata, especialmente a lo largo de la costa argentina, ha llevado a analizar la presencia de MPs en este ambiente. Esto resulta relevante considerando que el área es de una gran importancia socio-económica, ya que es un recurso utilizado para diversos propósitos, incluyendo agua para consumo, actividades recreacionales y de navegación, siendo además receptor de efluentes industriales y domésticos y de la escorrentía agrícola. Estudios realizados en la columna de agua y en el sedimento en 10 sitios de muestreo ubicados en la costa demostraron que la distribución de MPs es irregular, hallándose los máximos valores en los sitios cercanos a las ciudades de Buenos Aires y de La Plata, seguido de las descargas cloacales y del sitio ubicado en el frente de máxima turbidez del estuario. En cuanto a la presencia de este contaminante emergente en la biota, estudios recientes revelaron que los MPs estuvieron presentes en el 100% del contenido digestivo de peces extraídos en un sector de la costa del Río de la Plata, hallándose la mayor cantidad en el sitio cercano a una descarga cloacal.

Microplásticos hallados en agua del Río de la Plata, luego de ser tratados en laboratorio.

Para limitar el avance de los MPs, la principal recomendación es la implementación de un mejor tratamiento de los residuos urbanos tanto líquidos como sólidos, que disminuyan el ingreso de este contaminante a los cursos de agua. También es importante difundir información sobre la problemática de este tipo de contaminación, reduciendo el uso del plástico y promoviendo su reciclado.
Los MPs son contaminantes emergentes, es decir que su presencia en el medio ambiente no es necesariamente nueva, pero sí su hallazgo en el mismo. Por esta razón aún no están regulados y por lo tanto es necesario seguir investigando para determinar el riesgo ambiental que implica su presencia y abundancia, así como también sus efectos en el ecosistema.

Tomando muestras de sedimentos.
Microplásticos en sedimento de la costa del Río de la Plata.