Flora

Passiflora caerulea


por Paula Collura

Conocida popularmente como Mburucuyá en lengua Guaraní, también llamada Pasionaria, Flor de la pasión, Granadilla en lengua española.
Esta planta es una especie trepadora perenne (sus hojas permanecen verdes todo el año), sus zarcillos se enroscan sobre ramas o algún otro elemento disponible como soporte, siendo capaz de ascender a 15–20 m de altura. Las hojas dispuestas de forma alternada son pecioladas y palmadas (por asemejarse a la palma de una mano).
Sus flores son solitarias, de colores azul, violeta y blanco, miden aproximadamente 8 cm de diámetro, presentando una llamativa e inspiradora apariencia, la cual despierta distintas percepciones y sentimientos: “-Para mí la passiflora es poder, complejidad, simetría. Es perfección”, “-Detrás de su aparente perfección hay locura y transgresión”, “-Es mágica. Me produce admiración y respeto.”
Su fruto es una baya ovalada, de consistencia carnosa y anaranjado a la madurez. Contiene numerosas semillas y es alimento de muchos animales.
Passiflora caerulea es una enredadera nativa de Sudamérica, podemos encontrarla en Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Brasil, Perú, Colombia, Ecuador y Venezuela (1). Crece en ambientes templados y tropicales.
En el transcurso de la evolución, poblaciones de mariposa espejito (Agraullis vanillae maculosa) y pasionaria (Passiflora caerulea) coevolucionaron. Esto implicó una influencia mutua, adquiriendo las características que podemos observar hoy en día.
La mariposa espejito pone sus huevos en la pasionaria. Cuando eclosionan y nacen las orugas, se alimentan exclusivamente de las hojas de esta planta. Crecen hasta que forman la crisálida (pupa), para luego emerger como mariposas (2). Se cree que la planta desarrolló una estrategia de defensa particular, los nectarios extraflorales, de morfología similar a los huevos de la mariposa, desalentando la oviposición. Se han visto pasionarias comidas casi por completo por dichas orugas pero que, sin embargo, han vuelto a crecer (3).

Crisálida de Mariposa Espejito.
Mariposa Espejito.

“Tiene mucho valor por ser nativa. La veo como una señal de biodiversidad, porque siempre se enreda en alguien más y es hogar de orugas. Donde hay pasionaria, hay mariposas.”

En base al conjunto de principios activos que presenta, es de acción farmacológica sedante, antiespasmódica, analgésica e hipnótica (que induce el sueño), su efecto hipotensor puede ser útil en casos de presión arterial alta. Relaja el organismo y calma el cuerpo en caso de dolor y nerviosismo generados por estrés (4,5).
Esta planta no deberá ser consumida por embarazadas, mujeres en período de lactancia, ni durante la infancia, y tampoco deberá mezclarse con medicamentos que posean la misma acción (tranquilizantes, ansiolítico, para el insomnio). Otra precaución a tener en cuenta es que no debe administrarse en altas dosis por tiempos prolongados.

Frutos de Passiflora caerulea.

Las formas de incorporar sus principios activos son:
Infusión: 5 gr de planta seca en 250 ml de agua, antes de hervir. Tintura Madre (6).

“-Su presencia en los espacios, para mí, no es casual, sino que viene a aportar alguna de sus virtudes.”

Nectarios extraflorales.
Oruga de Mariposa Espejito.

Si recurrimos a ella por su acción farmacológica, consideramos esencial la autopercepción del cuerpo y las emociones. Sanar con plantas, requiere de introspección, no consiste en tapar síntomas, sino que nos ayudará a encontrar el origen del mismo.
Entendiéndonos como seres integrales y diversos, los efectos en cada persona pueden ser distintos, al igual que las dosis. Por eso confiamos en que es fundamental la correcta identificación de la planta, la búsqueda completa de información, y el respeto al recurrir a las plantas para nuestro bienestar.
Agradecemos la trasmisión oral que permitió que los saberes ancestrales lleguen hasta el presente y a nuestros oídos.
Esta reflexión surge como parte del trabajo que llevamos adelante cuatro amigas, estudiantes de Ciencias Naturales, mediante Passiflora taller de plantas, talleres comunitarios donde nos encontramos a compartir saberes. Dado que nos reunimos bajo su nombre y energía, nos parece importante la divulgación de sus usos, propiedades y su valor cultural.
Por último, agradecemos a la Naturaleza por todo lo que nos brinda.