Audiovisuales

Primeros materiales audiovisuales de educación ambiental.

Desde noviembre de 1968, el naciente grupo de observadores de aves que liderábamos con Darío Yzurieta cuenta con un nuevo integrante, Rogelio Pintos. Obrero químico en la fábrica del pintor León Ferrari, fue personaje que, sin imaginarlo, se convertiría gracias a sus virtudes humanas y habilidades técnicas, en pieza fundamental de un equipo indestructible. Como todos nosotros, entusiasta al extremo, su primera excursión en noviembre de 1968, a una colonia de nidificación de diversas especies, una ciudad de aves que construyen su futuro, caló profundamente en su espíritu incontaminado y, de allí en más, tomó con absoluta naturalidad el vacante rol de documentalista. Primero colaboró en nuestro afán de aficionados, de realizar un largometraje con trozos de celuloide de 8 mm, obtenidos con mi Cannon a cuerda. El salón de la Sociedad Rural, colmado, contempló el aplauso unánime de un público sorprendido. Las proyecciones, ahora con las fotografías de Pintos y mi texto hablado de acuerdo a las escenas, que alternamos con la película, fueron prueba de la vena artística y del crecimiento profesional de mi colega. Lo presentamos el 28 de mayo de 1973 en uno de los salones del Teatro San Martín y repetimos la exhibición en diversas ocasiones, brindando impulso a nuestro ideario conservacionista.

No es descabellado pensar que este audiovisual, que hoy reproducimos, sea el primero hecho en la Argentina por argentinos, sin otra finalidad que divulgar las por entonces, noveles ideas conservacionistas entre el público.

La redacción